Más
info

Si desea ver el menú de informaciones, pulse en "Más info" o use su teléfono en posición apaisada.

Parece que estamos en "los tiempos finales" (enlace)

Sobre "la solución" a esto que pasa

(Hay que tener en cuenta lo dicho en el artículo "Hacia dónde vamos")

Si decimos que "ahora tenemos un problema", podemos dejar de ver tanto el pasado como el futuro. Podemos obsesionarnos con el presente y olvidar cosas importantes del futuro.

En particular, que lo más importante es la salvación de cada uno. Unas condiciones sociales de paz y bienestar suelen favorecer que cada uno siga a Dios y alcance la salvación, y viceversa, si la situación social es de desorden, la gente ha de dedicar todo su tiempo y energía en meramente subsistir y no tiene tiempo material de acordarse de Dios.

El cuerpo nos pide lo primero, pero estrictamente, también puede darse lo contrario: que la vida cómoda lleve al vicio y la vida dura a librarse de ellos.

Por qué es muy difícil (casi imposible) alcanzar o construir una solución

Porque hace ya muchos años que todos estamos separados unos de otros. Estamos separados en lo esencial, en lo más íntimo de nosotros: en nuestra creencia suprema.

De esa creencia suprema se deduce la moral: saber qué es lo que está bien y mal.

Ya no tenemos un Dios en común, como se tenía en otros tiempos. Ahora cada uno "se monta" su Dios a su manera para que siempre le de la razón, para que siempre corrobore lo que "le da la gana" hacer.

Y así es imposible hacer nada importante en común, porque nadie está dispuesto a aceptar que ha estado equivocado toda su vida. O sólo llegar a entendimientos que son una especie de comercio o armisticio ("yo no te muerdo si tu no me muerdes", "yo te soporto pero tú a mí también"). Eso es lo que son los entendimientos que todavía subsisten (en matrimonios, padres-hijos, amigos).

Tener a Dios en común facilita el entendimiento entre la gente porque no tienen que aclarar qué es lo que consideran bueno y malo. Ahora, por mucho tiempo que se tomen los futuros esposos, siempre puede aparecer un tema no tratado, negociado, acordado, que luego haga imposible la convivencia. Y viceversa, cuando se encuentran dos fervientes creyentes, se avanza muchísimo en la unión porque no hay que hablar mas de para lo que se unen (no quiere decir que no haya ninguna desavenencia, pero al menos hay un marco común, una base común para entenderse).


Acabo de publicar unos libros muy interesantes sobre el cielo y el ángel de la guarda, de sacerdotes de principios del siglo XX. Tienen reseñas de los mismos en esta página de mi otra web

Rezar el Rosario (mejor en latín) es el principal recurso que nos queda.

Estas páginas son apuntes que pueden contener errores de un servidor y se van mejorando con el tiempo y la gracia de Dios.

Copyright - Aviso legal y ciberseguridad - Bendita eres Santa María, madre de Dios
Arriba